Seleccione una Pagina

Enseñar Hacer Necesidades Cachorro

“HAY QUE RESTREGAR LA NARIZ DEL PERRITO EN SU PIPÍ”

A tu cachorro se le ha “escapado” el pipi en el suelo de la cocina, en la moqueta del salón o bajo la cama de los niños. Tu primera reacción es regañarle mientras le restriegas la nariz en su pipi o cacas. En este post trata de enseñar a hacer las necesidades a tu cachorro.

¡¡¡¡¡¡ERROR!!!!!!

enseñar hacer necesidades cachorro

Para comprender mejor:

Este castigo, que tiene como finalidad enseñar a tu cachorro a ser limpio, es inútil, incluso contraproducente. No obstante, es una forma de actuar muy extendida, pues se sustenta sobre un simple malentendido: “creemos que lo que a nosotros nos parece desagradable lo es también para nuestro perro”.

En estado natural el perro, que es carnívoro, ingiere habitualmente, y sin mostrar el menor disgusto, sus propias heces cuando es joven y, más tarde, incluso la de otros. Por otra parte, a los perros les gusta husmear la orina de sus congéneres, es la manera que tiene de informarse entre ellos sobre su identidad y sexo.

Colocar la nariz de tu perrito en sus propias deyecciones no es de ninguna manera un castigo para él.

 

¿Sabías que…? 

Con el castigo, tu perro corre el riesgo de asociar tu enfado con sus deyecciones. Por lo que la próxima vez buscará un lugar fuera del alcance de tu vista y esconderá sus restos (detrás del armario o de la puerta) o quizás se aguante hasta que tu le veas…

 

¿Qué puedes hacer? 

¡Ten paciencia ante este problema! Sabemos que es difícil y al llegar del trabajo cansado, cuesta tener paciencia ante lo que te encuentras en casa…

Igual que un niño pequeño, el cachorro no es psicológicamente capaz de retener sus eliminaciones durante largo tiempo: los “accidentes” en la casa son, por tanto, normales en esta edad. Hasta los 6 de edad puede ocurrirles.

Si encuentras una mancha de pipi en casa, no digas nada e ignórala en presencia del cachorro. Sácalo a pasear teniendo cuidado de no mostrar ninguna señal de enfado; después, al regreso, colócalo en otra habitación para limpiar la mancha sin que esté presente.

Si en casa le observas girar sobre sí mismo antes de agacharse, interrúmpele con un “no” enérgico y llévale a un lugar apropiado (jardín, calle,..) Tan pronto como el perro haya hecho sus necesidades, felicítale con una gran sonrisa, una caricia y unas palabras. Como ocurre en cualquier aprendizaje.

¡LA RECOMPENSA ES MÁS EFICAZ QUE EL CASTIGO!

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.