Seleccione una Pagina

Comportamiento canino

comportamiento perros 1

Comportamiento Canino

 Instrucciones especiales

 

Una buena comunicación consigue una buena relación 

 

Igual que entre la gente, las buenas relaciones entre los perros y las personas se basan en la buena comunicación. Los perros se comunican entre ellos a través de señales corporales. Es normal, por tanto, que usen el mismo método para comunicarse con la gente.

Tu responsabilidad como propietario de un perro es la de aprender a interpretar estas señales. Esto te permitirá enseñar a tu cachorro o perro la manera apropiada de decirle lo que necesitas o quieres, ya sea comida, salir, jugar o… ¡recibir mimos!

 

 

 ¡Las habilidades sociales no son sólo para los humanos! 

 

Una de las lecciones más importantes que tu cachorro o perro debe aprender es que ne­cesita sentarse antes de interactuar contigo o con cualquier otro ser humano. Puedes enseñar fácilmente a un cachorro o perro adulto a sentarse. Los perros aprenden a cualquier edad, siempre y cuando las lecciones se repitan con la suficiente frecuencia y sean cortas y divertidas.

 

Paso 1

Para empezar, coge un poco de comida muy especial para el cachorro o perro (queso, paté…) y sosténgala entre los dedos de una de sus manos.

Coloca esta mano cerca del hocico de tu mascota.

Paso 2

Levanta la mano por encima de su hocico y hacia atrás. La cabeza de tu perro se moverá siguiendo el premio.

Tu perro se sentará, porque es la postura más cómoda.

Paso 3

Tan pronto como lo haga, dile “siéntate” o “sit” y dale su premio.

Puesto que los perros siempre asocian lo que están haciendo con lo que hacemos a la vez, tu perro asociará la acción de sentarse con la palabra “siéntate” o “sit” y con el premio – en este caso el premio es la comida.

 

comportamiento canino 2

 La buena conducta debe ser recompensada 

 

Los padres a menudo olvidan alabar a sus hijos cuando se portan bien; sin embargo, casi nunca olvidan decirles cuando están portándose mal. Con nuestras mascotas tendemos a hacer lo mismo. Los ignoramos cuando permanecen callados y se portan bien, y solo les prestamos atención cuando se comportan inadecuadamente. Siempre es mejor hacer lo contrario y alabar – y recompensar – una buena conducta e ignorar la mala.

 

La mala conducta debe ser ignorada… 

 

Los perros, como las personas, son seres sociales y necesitan interaccionar con otros, así que el no prestarles atención es un muy buen castigo pasivo. Por ejemplo, si tu perro se te pone de patas, cruza tus brazos, mira hacia otro lado y permanece absolutamente callado hasta que deje de saltar. No inten­tes alejarle, mirarle ni hablarle. Interpretaría cualquiera de estas acciones como atención, o hasta juego. Cuando tu mascota finalmente se siente, prémialo con tu completa atención.

Si, en el pasado, permitiste a tu perro conseguir tu atención ladrando o saltando sobre ti, debes saber que si en futuras ocasiones decides ignorar tal conducta, tu perro intentará con más ahínco conseguir esa atención perdida. Una analogía en términos humanos sería una persona que persisten­temente pulsa el botón de un ascensor una y otra vez sin lograr que las puertas se abran hasta que finalmente se da por vencida y se aleja. Para lograr cambiar con éxito la conducta de tu perro, debes ignorar (y resistirte) a todos sus esfuerzos.

 

…o interrumpida 

 

Los perros responden al contacto visual. Llama a tu cachorro o perro por su nombre. Tan pronto como te mire, debes premiarle. El repetir esta sencilla acción en cualquier momento enseñará a tu mascota que vale la pena prestarte atención cuando se le habla. De hecho, llamarle por su nombre es una eficaz manera de interrumpir, y así eliminar, una conducta indeseada.

Otra forma de interrumpirla es emitir un sonido extraño. Una vez que tu perro te esté prestando aten­ción, puedes llamarle o pedirle que se siente.

¡El juego requiere entrenamiento también! 

 

Tanto los cachorros como los perros necesitan ejercicio y juego y necesitan tener contacto e interaccionar con la gente y con otros perros. Debemos enseñarles a jugar sólo con juguetes, y deben aprender que las manos, los pies o cualquier otra parte del cuerpo humano no son juguetes. Si tu perro te muerde una mano o un pie, de forma intencionada o accidental, dicha con­ducta debe ser interrumpida ya sea ignorándole o emitiendo un sonido de alta frecuencia tal como un ¡augh!. Tan pronto como te suelte, ofrécele un juguete grande o continua con el juego.

 

comportamiento canino 5
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.